Mari Encarni Gómez-Poyatos Flüngerberger

mariencarni

Es de bien nacidos ser agradecidos, y nos parece obligado destacar la figura de nuestra Directora de Investigación y Desarrollamiento, Mari Encarni Gómez-Poyatos Flüngerberger, ejemplo de persona entregada al trabajo. Mari Encarni es Doctora en Matemáticas y Física, un logro que no está al alcance de casi nadie y demuestra la dedicación y capacidad de esta mujer, tal como ella nos explica: “no me considero una superdotada ni mucho menos, obtuve los doctorados estudiando todos los días, hincando los codos a base de bien, y no como varios de mis compañeros, que los consiguieron hincándose al Jefe de Estudios, que tenía sus cosillas, vamos a dejarlo ahí.” Ha publicado en revistas científicas de prestigio varios trabajos de gran calado como los titulados “empleo de la ecuación diferencial de Torsen para demostrar por qué las circunferencias no tienen esquinas”, o “los números primos son todos unos cabrones”.

Cuando le preguntamos cómo hace para compaginar su actividad profesional con los quehaceres domésticos, Mari Encarni lo tiene claro: “lo llevo bastante bien, porque en casa no doy un palo al agua, para eso tengo a la asistenta, no te jode.” Esto es algo perfectamente lógico en una persona que desarrolla una jornada laboral completa y llena de responsabilidad, con el desgaste que eso acarrea, según nos cuenta: “no tengo otra cosa que hacer que llegar a casa y ponerme a limpiar, sí por los cojones.” Además, no sólo está el agotamiento debido al trabajo, puesto que siempre hay otras actividades que también consumen tiempo y energía, tal como revela Mari Encarni: “después del trabajo suelo ir con los muchachos al bar y nos atizamos tres o cuatro cubatas para reponer líquidos, de manera que llego a casa sin puntilla.”

De todas formas, tampoco sería justo decir que Mari Encarni es una mujer dedicada exclusivamente a su profesión y que ignora cualquier asunto que tenga que ver con el cuidado de su hogar, como ella misma nos aclara: “no pierdo tiempo con las chorradas de casa, aunque si un día se rompe una lámpara o hay que arreglar un enchufe, me remango, cojo el teléfono y llamo al electricista, lo mismo que te digo una cosa te digo otra.” 

Mari Encarni es la persona de confianza de nuestro Director General, el Doctor Gominolo, y desde hace algún tiempo es mucho más que eso, ya que han iniciado una relación sentimental que no ha extrañado a nadie, porque trabajan muchas horas juntos y como suele decirse, el rozamiento hace el cariño. Sobre esta relación, nos ha dolido escuchar las últimas declaraciones de Mari Encarni, en las que intuimos una preocupación más que justificada: “llevo tres meses saliendo con ese capullo y entodavía no me ha tocao las tetas.” Todas las personas y personos que integramos la Fundación Calzoncillos sin Fronteras pedimos al Doctor Gominolo que le toque las tetas a Mari Encarni, como está mandado.

Desde la Fundación Calzoncillos sin Fronteras, felicitamos a Mari Encarni Gómez-Poyatos Flügerberger por su trayectoria impecable y deseamos que siga con nosotros muchos años más.

Ir arriba